equilibrio

Inicio >> Posts tagged "equilibrio"
¿Se aplica igual la gestión del tiempo tanto para un emprendedor, un empresario o una ama de casa?

¿Se aplica igual la gestión del tiempo tanto para un emprendedor, un empresario o una ama de casa?

Desde mi perspectiva, sí. Cada persona, sea cual sea la actividad que desarrolle, tendrá sus asuntos que atender desde la realidad de su cotidianidad. No creo oportuno decir o pensar que un empresario o un emprendedor tienen asuntos más importantes que atender que una ama de casa, pues la importancia de los actos de cada quien son tan importantes para esa persona como los de otros para esos otros jejejeje y aunque suene a trabalenguas, esto lo que quiere decir es que para cada persona sus temas, sus realidades, sus asuntos son los más importantes, porque son los suyos.

En cualquier realidad, el lograr establecer de manera óptima nuestras prioridades, tomando en cuenta nuestras capacidades, valores y expectativas con respecto a lo que vamos desarrollando en nuestro día a día, hará que la gestión de nuestro tiempo sea un hábito instaurado que nos acerque a amplias posibilidades de obtener buenos resultados.

¿Cómo gestionas tu tiempo como ser integral y en los diversos roles que tienes (madre, emprendedora, esposa…)?

¿Cómo gestionas tu tiempo como ser integral y en los diversos roles que tienes (madre, emprendedora, esposa…)?

Creo que para mí lo más importante es entender la prioridad de los diferentes roles de mi vida. Hay una frase por allí que afirma que no podemos ser buenos profesionales sino somos buenas personas y creo fervientemente en esto. Para mí ser una buena persona tiene su fundamento en ser y hacer lo mejor con nosotros mismos y con las personas más importantes y queridas de nuestra vida; en mi caso, busco la forma de tener tiempo para mí, para desconectar y disfrutar haciendo cosas que me gusten (cantar, bailar, ver pelis, hacer actividades de voluntariado y desarrollo personal); esto incluye también actividades para compartir con mi familia en primer lugar, mi hija y mi marido, mis padres, mis hermanos, abuelita, sobrinos, tíos, primos; también para dedicarle tiempo a mis amigos, mis colaboradores, mis compañeros en las diferentes actividades que realizo; y por supuesto, tiempo para mi desarrollo profesional, que es tan importante y satisfactorio para mí.

Tener tiempo en mis agendas para todo esto ha sido clave para tener la sensación de que mi vida tiende hacia el equilibrio. Uso colores diferentes en mi Google Calendar, según las actividades que realizo e intento que todos los días de mi vida tengan por lo menos tres colores diferentes y por supuesto, espacios libres, sin nada planificado; esto me ha ayudado a tener la sensación de que puedo disponer de momentos en mi cotidianidad para hacer cosas que surjan o simplemente, no tener la obligación de cumplir algo.

Buscando el equilibrio vital: Cuidando a mis amigos

Buscando el equilibrio vital: Cuidando a mis amigos

Dentro de los aspectos que consideramos fundamentales para llegar a equilibrar lo que somos como profesionales y como personas, para autorrealizarnos, está el cómo cuidamos de nuestros amigos; aquellas personas que hemos conocido en diferentes momentos de nuestra vida y que llegaron para quedarse, y no necesariamente quedarse cerca o con un contacto constante, sino para quedarse con nuestra estima y afinidad. Estar con amigos es tan especial y sublime, que el tiempo se pasa volando, disfrutas hablándoles, escuchándoles, riendo y hasta llorando. Si señores, somos fans declarados de los amigos, de los buenos amigos. Por todo esto, y por muchas cosas que son ya particulares de la vivencia y la perspectiva de cada quien, consideramos que es fundamental que dediquemos periódicamente, de forma casi religiosa, momentos para ver/compartir con nuestros amigos, que no nos obcequemos en solo quedarnos con el núcleo profesional (que, por supuesto, nos puede llenar) o solo familiar incluso, porque los momentos con amigos son momentos de oxigenación mental, donde sale un yo más cercano, más conversador, más abierto, más amigo; estando con ellos, tenemos la posibilidad de relajarnos y de simplemente estar, siendo nosotros, cualquier cosa que eso sea. No dejéis de tener contacto con los amigos, de cuidar la amistad que os une. Recuerda y cuida a los viejos, los actuales, los que están lejos, los que trabajaron contigo, los que estudiaron contigo, los que jugaron, cantaron, bebieron, se fueron de marcha, lloraron contigo, te cuidaron, etc… Los amigos son un verdadero regalo de la vida y sin ellos, según nuestra perspectiva, la vida perdería gran parte de su sentido.

Buscando el equilibrio vital: Mi familia y el trabajo

Buscando el equilibrio vital: Mi familia y el trabajo

De las cosas que más preocupa a una gran parte de profesionales, tanto los que trabajan por cuenta ajena como los que trabajan de forma autónoma, es el lograr compatibilizar de forma armoniosa su trabajo con aspectos que forman parte fundamental de su vida como lo es la familia, los amigos, el cuidado personal/físico, las actividades de esparcimiento/hobies. Vamos a iniciar esta serie de artículos hablando de: mi familia y el trabajo. Para entender y tomar una posición de cómo logramos equilibrar nuestro rol como trabajadores y nuestra realidad como “familia (madre, padre, hijo, hermano…) de alguien”, debemos preguntarnos en qué posición, de mi escala de valores, está la gente que comparte código genético conmigo, o sea, ¿qué tan importante son los míos en mi vida y cómo honro yo esa importancia? La idea no es entrar en un proceso de fustigamiento ni de autoreproche; el fin de responder estas preguntas es ser consciente de si soy consecuente con mi propia escala de prioridades y qué estoy haciendo para mantenerme en un estado de satisfacción con respecto a mi forma de compatibilizar mi trabajo con mi familia. Si al revisarme, caigo en cuenta que sí, que honro mi familia como valor y estoy a gusto con lo que experimento en este particular, pues me merezco un OLEEEEEE; me autoreconozco lo bien que estoy equilibrando dos realidades importantes para mí, mi familia y mi trabajo. Si, por el contrario, me he dado cuenta que no es suficiente lo que hago, que me gustaría mejorar, la recomendación es empezar con pequeños pasos que te vayan acercando a una sensación más plena de equilibrio. No es que tengas que dejar de trabajar ni tomar medidas extremas, pero sí quizá te toque aportar más de ti (menos móvil/ordenador/TV y más conversaciones, por ejemplo) o intentar que los momentos compartidos con tu gente sean de mayor calidad (más risas, más expresiones de cariño, más compartir sentimientos, más interés por la realidad del otro). ¿Qué vas a hacer hoy para empezar a lograr esto? 😉

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies